Cómo ir con mi perro a la nieve

IMG 20150130 WA003

Cómo ir con mi perro a la nieve

Durante el invierno muchos dueños de mascotas desean salir con su perro a pasear o jugar en la nieve. Sin embargo nuestros animales domésticos no están preparados para ello, por lo que resulta importante tomar algunas medidas con el fin de mantener su salud disfrutar de la experiencia al máximo. Te damos algunos onsejos para que sepas cómo ir con tu perro a la nieve sin arriesgar su salud.

IMG-20150130-WA001   Instrucciones :

Proteger a nuestro perro del frío es muy importante, en  especial cuando las temperaturas bajan demasiado. Cuando de ir a la nieve se trata, aquellas razas de pelo largo y abundante no necesitan ningún tipo de abrigo adicional, pues su pelaje les protege de forma óptima. Sin embargo aquellos animales de pelo muy corto requieren de un abrigo, pues no están preparados para soportar el frío naturalmente.
Puedes adquirir una pieza de ropa para tu perro en cualquier tienda especializada, recuerda que la misma no debe quedarle ajustada o molestarle en ninguna parte de su cuerpo
Las almohadillas de las patas de nuestro perro son muy sensibles, y cuando se trata de correr, caminar y jugar en la nieve, estás pueden acabar sufriendo daños, por eso es importante protegerlas. Si planeas la visita a la nieve con antelación, adquiere en una tienda veterinaria un reforzador para las almohadillas de las patas, y aplícalo durante varios días antes de ir a la nieve
Ésto ayudará a que se tornen más resistentes, soportando mejor las bajas temperaturas
Antes de salir a pasear a la nieve, conviene que apliques en las almohadillas de las patas un poco de vaselina. Su capacidad hidratante ayudará a proteger la zona y prevenir que el frío cause grietas y heridas. Repite este proceso siempre que planees ir con tu perro a la nieve.
Además tras cada paseo, tómate el tiempo para revisar las patas de tu perro y asegurarte que están en buen estado. Si las almohadillas cuentan con grietas o lucen secas, aplica vaselina al menos dos veces al día

IMG-20150130-WA003 Puedes jugar con tu perro en la nieve y dejar el que mismo se divierta en este gran paseo. Sin embargo vigila que no coma nieve, ésto podría causarle malestar estomacal, náuseas y vómitos.
Además es importante no perderle la pista al animal, pues si se trata de un espacio amplio y que no conoce, podría perderse. Muchos dueños de mascotas prefieren, por seguridad, llevar a su perro a la nieve con un chaleco fluorescente para ubicar al perro más fácilmente en caso de extravío, una alternativa conveniente en especial si es pequeño o cuenta con un pelaje muy claro.
Si cuando vas a pasear con tu perro a la nieve hace mucho sol, es recomendable que el animal no esté expuesto durante demasiado tiempo al reflejo del mismo en la nieve, pues así como ocurre con los humanos, partes delicadas de su cuerpo como la nariz podrían quemarse debido al sol.

 

Fuente: uncomo.com