Alimentos tóxicos para las mascotas

Perro Chocolate

Alimentos tóxicos para las mascotas

Aunque parezca que los perros y los gatos disfrutan mucho compartiendo nuestra comida, es muy importante no olvidar que no se trata en absoluto de especies omnívioras. Los perros y los gatos pueden comer algunos de los alimentos que nosotros consumimos, pero hay un buen número de comidas que resultan tóxicas para ellos, aunque sean perfectamente saludables para nosotros.

No caigamos en la tentación de darle algo de lo que comemos al gato o al perro porque insiste mucho o porque le hemos enseñado a hacer «gracias» a cambio de algún capricho. Sin saberlo, podemos estar poniendo en grave riesgo su vida. Incluso aunque no se vean los síntomas de que el animal ha sufrido alguna intoxicación leve o moderada, los efectos de ésta pueden empeorar con los años y hacerse visibles, o ir acumulándose hasta que el daño orgánico sea demasiado grave para actuar clínicamente.

Los animales domésticos no distinguen qué alimentos son tóxicos para ellos y por curiosidad, tenderán a querer probarlo todo. Por eso, es muy importante que los dueños de perros y gatos se conciencien de qué pueden comer y qué no, para darles una mayor calidad de vida o, en el peor de los casos, evitar que su mascota sufra un envenenamiento. Tome nota de esta lista de ALIMENTOS PROHBIDOS:

    • 1- ALCOHOL. El alcohol se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo y afectan a las mascotas de forma rápida. La ingestión de alcohol puede causar descensos peligrosos de la glucemia, la presión arterial y la temperatura corporal. Los animales intoxicados pueden experimentar convulsiones y fallo respiratorio. Los postres que contengan alcohol o que contengan masa de levadura pueden causar también esta sintomatología.
    • 2- CHOCOLATE. Los diferentes tipos de chocolate contienen diversos niveles de grasa, cafeína y metilxantinas. En general, el más oscuro y más rico en chocolate (es decir, el chocolate negro), presenta mayor riesgo de toxicidad. Dependiendo del tipo y la cantidad de chocolate ingerido, los perros pueden experimentar vómitos, diarrea, micción, hiperactividad, arritmias cardíacas, temblores y convulsiones.
    • 3- ALIMENTOS GRASOS Y HUESOS. Los alimentos ricos en grasa pueden causar vómitos y diarrea. La pancreatitis se produce, a menudo, seguida de la ingestión de comida grasa en los perros. Algunas razas pequeñas son mucho más propensas a este tipo de dolencias aún con un consumo moderado de grasas. Las sobras a menudo contienen la grasa de la carne que no nos comemos y los huesos. Y, aunque parezca natural dar a un perro un hueso, puede ahogarse con ellos. Los huesos también pueden astillarse y causar una obstrucción o laceraciones del sistema digestivo de su perro. Luche contra la tentación de compartir las sobras de comida rápida, comidas grasas o alimentos cocinados en grasa con sus mascotas.
    • 4- LECHE Y LÁCTEOS. Puede ser tentador en un día caluroso compartir su cono de helado con su perro, sin embargo la leche y los productos lácteos pueden causar diarrea y otros problemas digestivos debido a que los perros adultos son deficientes en lactasa, necesaria para la digestión de la leche.
    • 5- CEBOLLA Y AJO. Las cebollas contienen un ingrediente llamado tiosulfato que es tóxico para perros y gatos. La ingestión de cebolla, polvo de cebolla, o incluso cebolla cocinada puede dar lugar a una anemia hemolítica, que se caracteriza por el daño de las células rojas de la sangre. En otras palabras, la toxicidad de la cebolla puede causar que las células rojas de la sangre de nuestra mascota se rompan. Una pequeña cantidad puede ser tóxica para su perro o gato. El ajo, las cebolletas y los puerros son también parte de la familia Allium, y son tóxicos para los perros y los gatos. El ajo es considerado como unas cinco veces más potente que la cebolla, causando daño oxidativo a las células rojas de la sangre, así como, náuseas, irritación bucal, salivación, dolor abdominal, vómitos, diarrea. Otros signos clínicos de la anemia que pueden aparecer son letargo, encías pálidas, aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, debilidad, intolerancia al ejercicio, y el colapso. La intoxicación por cebolla y el ajo puede aparecer con retraso en su inicio y los signos clínicos pueden no ser evidentes durante varios días. La atención veterinaria inmediata es recomendable.
    • 6- TOXINAS DE ALGUNAS FRUTAS. El problema específico es con caquis, melocotones y ciruelas, con sus semillas o pepitas. Las semillas de caquis pueden causar inflamación del intestino delgado en perros. También pueden producirse obstrucciones intestinales, muy posible si un perro se come el hueso de un melocotón o una ciruela. Además, los huesos de melocotón y de ciruela contienen cianuro, que es tóxico para los seres humanos y nuestras mascotas, que pueden romperlos e ingerir estas sustancias. Las uvas y las pasas pueden causar insuficiencia renal aguda en los perros, por lo que la capacidad de producir orina disminuye, lo que significa que son incapaces de filtrar las toxinas de su sistema. Por desgracia, la razón de la insuficiencia renal y la cantidad necesaria para causar toxicidad en nuestras mascotas es desconocida, por lo que todos los casos de ingestión tienen el potencial de ser graves. Dependiendo del tamaño del perro, la sola ingestión de cuatro uvas pasas puede tener un efecto perjudicial sobre su mascota.
    • 7- CARNE Y PESCADO CRUDOS. La carne cruda y el pescado crudo, así como los huevos crudos, pueden contener bacterias que causan intoxicaciones alimentarias (Salmonella, E.Coli, etc.). Ciertos tipos de pescado, como el salmón, la trucha, o el esturión pueden contener un parásito que causa la “enfermedad de los peces”. Si no se trata, la enfermedad puede ser fatal en unas dos semanas. Los primeros signos de la enfermedad son vómitos, fiebre y ganglios linfáticos aumentados. Si cocina bien el pescado elimina la presencia del parásito y protege a su mascota.
    • 8- SAL Y ESPECIAS. La sal de mesa común es venenosa para sus mascotas, aunque por lo general no proviene de las sobras de la mesa. La fuente de la sal es a menudo lo que sorprende a los dueños de mascotas: la ingestión de plastilina, tragar agua salada de mar o la ingestión de bolas de pintura son causas comunes de intoxicación por sal. La toxicidad de la sal puede ser muy grave y da lugar a signos neurológicos tales como falta de coordinación, convulsiones y edema cerebral. En estos casos requiere la rápida atención y cuidados veterinarios. La nuez moscada también se puede almacenar en nuestra despensa con otras sustancias potencialmente peligrosas para los animales domésticos. A menudo se utiliza como especia para hornear, en salsas o ensaladas. Su olor picante es atractivo para nuestras mascotas, pero es muy venenosa, grandes cantidades pueden causar la muerte. Los síntomas incluyen temblores, convulsiones y alteraciones del sistema nervioso.
    • 9- FRUTOS SECOS. Abundante en muchas galletas y dulces, algunas nueces no se debe dar nunca a nuestras mascotas. Las almendras, nueces y pistachos pueden provocar malestar estomacal, o una obstrucción de la garganta y/o del tracto intestinal. Las nueces de macadamia y nueces con moho puede causar intoxicaciones. Las nueces con moho pueden contener productos químicos tóxicos producidos por hongos que causan convulsiones o signos neurológicos. El letargo, los vómitos y la pérdida del control muscular son algunos de los efectos de su ingestión.
    • 10- XILITOL. El xilitol es un edulcorante de uso común en las cremas dentales, enjuagues bucales, chicles sin azúcar, ciertos medicamentos para la tos y los complejos multivitaminicos de los niños. También se utiliza en muchos productos de panadería y dulces. Este producto está recomendado para los diabéticos y aquellos que siguen una dieta baja en carbohidratos. Sin embargo, el xilitol es extremadamente peligroso para sus mascotas. La ingestión de esta sustancia produce una rápida liberación de insulina en los perros dando lugar a una hipoglucemia. Los resultados de la hipoglucemia son vómitos, debilidad y en ocasiones, convulsiones. En algunos casos, la intoxicación por xilitol puede dar lugar a una insuficiencia hepática. Tan solo un chicle de xilitol puede ser tóxico para un perro de 10 kilos.

Información vía Clínica Veterinaria Animalia (Murcia).

Dejar un comentario